Barbas, barbas y más barbas invadían ayer domingo la fábrica Fabra i Coats de San Andreu. El día minimúsica se presentaba bien, sol, buen ambiente y muchos bebesitos curiosos con sus papis súper underground vestidos de pitillos, camisas con estampados varios y zapatillas sacadas de antaño.

Nuestro querido Primavera Sound organiza desde hace 8 años un día en el que los “más mini” –así es como los llaman ellos– son los protagonistas de un montón de actividades. Todo enfocado en la cultura, obviamente: arte, creatividad y música. Básicamente el rock que suele acompañar al festival. Así que decidimos ir hasta allí a ver que se cocía.

La cola que había era considerable, además aquél que no había podido comprar la entrada por lo que fuera no tuvo oportunidad de hacerlo en taquilla, estaban más que agotadas hacía días, y eso que no era precisamente barata (aquí es dónde se nota la crisis). Un parking de carritos era lo primero que te encontrabas al entrar en el recinto, una muy buena idea, teniendo en cuenta la cantidad de familias que había.

El espacio estaba dividido en dos zonas, una exterior con el escenario minimúsica, una barra y una furgo rollo 80’s en los States con hamburguesas ecos, y una interior con infinidad de talleres, zona chill con Wooufs! y el escenario Fabra i Coats. A primera hora hubo actuaciones de Joan Colomo, The Free Fall Band etc. afuera, las actividades que se habían organizado en el espacio cerrado funcionaron todo el día. Había talleres para crearse su propio disfraz con enormes cajas y largas colas para complementar a coquetas sirenitas. British Summer pintaba la cara de los peques de distintos animales. Pero lo que más nos llamó la atención fueron los iMacs que habían instalado para un taller de Scanner FM en el que se pretendía  iniciar en el mundo de los mixers a los niños, los futuros dj’s de la escena barcelonesa.

Delafé estuvo en formato dj set animándonos al mediodía. La comida que se servía era bio/eco, hummus, veggie burgers, pero tampoco faltaron los picniks padre… Después de comer los Pinker Tones nos contaron el cuento de Rolf & Flor acompañados de guitarras acústicas, ukeleles y todo tipo de percusión. Desde luego que fue el concierto que tuvo más éxito, parecía que disfrutaban más las mamis-groupies-fans que los hijos, quienes caían poco a poco rendidos por el largo día que llevaban encima –eran ya las 15:30. Los últimos talleres fueron Yoguitos, yoga para toda la familia y un directo de losTempleton cantando los mejores temas de Hora de Aventuras. La movida se alargó hasta las 18:30 dejándonos un muy buen sabor de boca y con muchas ganas de que llegué ya el Primavera.

Comentarios

Comentarios