Muchos afirman que Pedro Almodóvar va camino de convertirse en el Woody Allen español, reiterativo y productivo, pero lo cierto es que, para los fans del manchego, su filmografía nunca será suficiente. Lejos de marcarse un “Tarantino” y, a pesar de las críticas negativas que recibió con “Los amantes pasajeros”, el director más castizo del panorama del cine español se encuentra en plena producción de la que será su vigésima película: “Silencio”.

Algunos ya se frotan las manos esperando con ganas este drama que habla del destino inevitable, del complejo de culpa y de ese misterio insondable que nos hace abandonar a las personas que amamos, borrándolas de nuestra vida como si nunca hubieran significado nada. Un regreso “al cine de mujeres, de grandes protagonistas femeninas”.

La prueba conclusiva es el reparto con el que cuenta en esta ocasión: Emma Suárez y Adriana Ugarte se erigen como nuevas chicas Almodóvar interpretando a Julieta en distintas edades, una mujer que nos enseñará cómo sobrevivir al borde de la locura, en un intento por volver a hacer un homenaje a todas esas mujeres que luchan día a día contra sus demonios, sus problemas banales y aquellos que les desgarran el corazón,mujeres siempre “al borde de un ataque de nervios”. Julieta, en cada viaje, abandonará a alguien importante de su vida o algo importante de su vida, siendo el más significativo el de su hija adolescente, interpretación relegada a la actriz Blanca Parés.

Aunque, como bien afirma el propio director, el tono de “Silencio será muy distinto al de Volver o La flor de mi secreto”, la tripulación que compone este drama femenino derrocha talento, tal y como nos tiene acostumbrados. Un elenco de secundarias entre las que se encuentran  Rossy de Palma, Inma Cuesta, Nathalie Poza, Pilar Castro o Michelle Jenner, que interpretará a la editora de complementos de una revista de moda. En cuanto al reparto masculino, nuevas caras como Daniel Grao, Joaquín Notario o Darío Grandinetti, al que vimos hace unos meses en la oscarizada “Relatos Salvajes”, y compartiendo protagonismo con Javier Cámara, Rosario Flores y Leonor Watling en “Hable con ella”.

¿Y cómo será la estética del film en esta ocasión? Queremos pensar que Almodóvar será fiel al rojo que caracteriza a sus protagonistas, ese color que dota de personalidad a los personajes y los convierte en iconos de la fortaleza femenina, de la pasión, del deseo. Almodóvar declaraba a El País que utilizará una paleta de colores verde, gris, humo y terracota aunque puntualizaba que por muy sobrio que se ponga, al final “la cabra siempre tira al monte”.

Abróchense los cinturones porque, a pesar de que echaremos de menos a Raúl Arévalo, vuelven los amantes pasajeros, las leyes del deseo, los tacones lejanos y los laberintos de pasiones entre tinieblas que caracterizan a uno de los grandes genios del cine español. ¡Vuelve Pedro Almodóvar! ¡We’re so excited!

Comentarios

Comentarios