Eran las 15:30, Plaza España y esperando el bus, sí, aquel que hace alrededor de dos semanas no llevo a una pool party. ¿Dónde? Masía, Llagostera. Esta vez se trataba del hermano mayor del Era Electrònica, el Era a secas. Así que nada, nosotros con nuestros sacos de dormir y todo ready para lo que sería una entretenida noche.

Nada más llegar montamos la tienda y directas a El Último Vecino. La banda catalana abrió el festival con “Sin ni tan siquiera”. No faltó obviamente el esperado “Sueño terrible” y para acabar “Culebra, columna, estatua”, de los últimos temas de la banda, junto a Javiera Mena. Todo con un aire Alter Romantic Pop, como le gusta definirse a Gerard Alegre, el frontman de la formación.

The New Raemon tomaron el relevo con su mítico indie, guitarras i melodías tranquis. De repente, “la reina del amazonas eres tú”, todo el mundo en pie saltando y dándolo todo. Mientras, Lili’s House llenaron el escenario Roures presentando los temas de su EP con un estilo a lo Edward Sharpe and The Magnetic Zeros, sonidos folk-pop de lo más acogedores en el momento y espacio perfectos.

Instrumentos de viento como saxo y flauta sobre sintes fue algo que nos flipó, igual que las bases funky y disco. Sí, Tversky nos sorprendieron. Al final se pusieron más houseros.

Hasta que por fin llego el momento más esperando de la noche, The Antlers, cabeza de cartel del festi subían al escenario principal, el escenario Era. Los de Brooklyn hicieron un directo impecable en el que el público lo dio todo, con un Peter Silberman de lo más correcto y dejaron a la peña flipada. Luego Jupiter Lion, se encargaría de poner un poco más de electrónica a la noche con la característica psicodelia que tanto los acompaña. Los de Valencia nos sorprendieron una vez más haciéndonos volar con un rollo deep a lo The Soft Moon y un sonido súper abstracto.

Con la broma, se nos había olvidado comer y encima los de Jäger ya llevaban tiempo haciendo de las suyas… así que decidimos ir a cargar pilas en algún food truck de los que habían en el escenario Roures y… directos a Gold Panda. La verdad es que en dj set pierde un poco, bastante. El concierto estuvo bien sin más, por el que más apostábamos, por lo menos yo, pero no fue increíble tampoco. Monotonía, bastante pero correcto.

Fotos por Àlvar Vázquez y Marc Estivili.

Comentarios

Comentarios