Instintos salvajes subyacentes.

Charlotte Caron estudió Bellas Artes en Francia. El talento de la joven sobresalió en la universidad durante su carrera y terminó matriculándose con honores.

Ha triunfado sobremanera su primera serie de retratos, en el que el rostro de la persona deja paso al animal, que viene a representar –según la misma artista-, la humanización de los animales que a menudo revelan nuestras fantasías y proyecciones de hombres bestiales. Trata de responder a una forma de la dualidad que asume una parte animal por medio de la pintura para crear en última instancia, una ósmosis entre los dos medios, entre el animal y el retrato.

Charlotte es una artista polifacética; no sólo destaca su serie de retratos animalescos. También es digna de mención el resto de su incipiente obra: sus esculturas de corazón humano, la serie más macabra en la que plasma cráneos y dientes, las partes del cuerpo humano y una última más abstracta llena de flamante colorido.

Esta chica está comenzando a dar sus primeros pasos, y ya advertimos un futuro más que prolífico y prometedor.

Charlotte Caron

 

Comentarios

Comentarios