Su propio nombre lo desvela, el clavicut es un corte de pelo a la altura de la clavícula. Es una de las tendencias de este verano 2022 que promete aportar volumen y devolverle el brillo natural a nuestro pelo. ¿Lo mejor? Es tendencia, favorece a todo tipo de rostros, estiliza, rejuvenece y te hace parecer más alta.

El clavicut ha llegado para tomar el relevo del corte bob que ha reinado en las últimas temporadas, sin embargo, no es muy diferente. Apenas un poco más largo, mantiene ese aire desaliñado que caracteriza al bob pero con un toque asimétrico ya que la parte frontal se apoya en las clavículas. Aporta movimiento y se puede realizar sobre cualquier tipo de cabello, ayudándolo a solventar sus necesidades: aporta volumen a los cabellos finos y aligera los más voluminosos.

unnamed

Fuente: @ana_d_armas

Un corte de pelo cómodo, fácil de peinar y con el largo perfecto para poder llevarlo suelto o hacerse una cola. Además, las capas aportan una luminosidad extra a los cabellos con mechas.

¿Cómo conseguir volumen con un corte por debajo de la clavícula?

Hay muchos tipos de cortes que aportan volumen ya que estos dependen siempre del tipo de textura que tiene el cabello. Alberto Sanguino, experto de Llongueras, explica que “una técnica que tenemos en Llongueras es una partición en forma de zigzag o estrella en la zona alta. Esa partición se corta siempre más corta para generar volumen. Esto es algo que le puedes dar a cualquier medida, ya sea por debajo o por encima de la mandíbula”.

unnamed (1)

Fuente: @lucyhale

Carlos Fernández, profesional de los salones Franck Provost, lo denomina “la zona de seguridad o línea imaginaria”, esa parte alta donde comenzamos a cortar a capas creando movimiento, sutileza, relieve y sensación de mucho volumen. Garantiza que el resto del cabello que cae hacia la clavícula vaya a tener densidad.

Así se cortan las capas para conseguir mucho volumen

“Cuando hay mucho volumen lo que hacemos es lo mismo, solo que bajamos esa línea imaginaria y en vez de hacerla circular, la vamos a hacer en zigzag” comenta Fernández. “No recomiendo en ningún tipo de cabello que la capa más corta esté por encima de la punta de la nariz. El resto de las capas van en degradé, de más cortas a más largas”.

Las capas van en función del cráneo y del volumen deseado: si se quiere el volumen más alto, en el lateral, con una programación más horizontal o más vertical. “Generalmente una programación horizontal es mejor para los óvalos alargados y vertical para los óvalos redondos”, afirma Sanguino. Lo que sí es importante en este tipo de cortes a capas es que sean sutiles.

Clavicut para pelo fino y rizado, así se lleva

Es un corte que, afortunadamente, se puede adaptar a cada tipo de cabello bien sea un pelo fino, rizado, con volumen o sin él. Sanguino afirma “si tienes mucho pelo, esa estrella la haces más ancha, más grande y difuminas más las capas. Si tienes poquito pelo o un poco fino, la tienes que hacer más estrecha pero también te funciona muy bien”.

En el caso del pelo fino es importante asegurarse que el pelo que quede a la altura de la clavícula tenga densidad. Para los cabellos rizados, esa estrella o zigzag con la que se hacen las capas para dar volumen debe ser muy pronunciada. Además, lo mejor es cortar el cabello en seco ya que el rizo en mojado cambia mucho y no tiene la misma longitud que en seco. “Se le suele trabajar creando una técnica de texturado o multi medida en la punta para multiplicar el rizo, creando falsas capas internas”, explica el experto.

unnamed (2)

Fuente: @macarenagarciaoficial

El largo no debe sobrepasar la clavícula

Es un tipo de corte que da volumen independientemente del largo que tengas ya que se puede adaptar conectando los zigzag de las capas entre sí. Sin embargo, Carlos Fernández de Franck Provost destaca que es importante que el corte no sobrepase la clavícula ya que es una medida estándar, ni muy corto ni muy largo, perfecto para quienes no se atreven a cortarlo más o, incluso, a dejárselo más largo.

¿Cada cuánto tiempo hay que cortarlo?

Los expertos de Llongueras y Franck Provost coinciden: cada mes y medio o dos meses como mucho deberíamos acudir a nuestro salón de belleza porque, por muy poco que cortemos, siempre vamos a restaurar la melena dándole un toque más fresco y recuperando el volumen de las zonas altas perdido con el crecimiento del cabello.

Sin embargo, reiteran que esto siempre va en función del tipo de cabello. Fernández va más allá haciendo hincapié en evitar los cortes a navaja ya que encrespan el pelo. Es preferible trabajar a punta de tijera con cortes de fuera hacia adentro para conseguir un mejor resultado.

Y tú, ¿te atreves con el corte de pelo del verano?

 

Comentarios

Comentarios