Qué lejos queda aquel tiempo en que la moda y las tendencias se regían por la norma universal de “sota, caballo y rey”. ¿A qué nos referimos? A aquellos códigos de vestimenta tradicionales que decían que los zapatos de tacón eran un calzado exclusivo de looks arreglados, que las lentejuelas no podían salir de casa antes de las nueve de la noche y que los leggings solo servían para practicar deporte y para combinarse con sudaderas y zapatillas deportivas. Ahora, todo esto ha dejado de ser inamovible y las fronteras entre lo casual, lo deportivo y lo sofisticado se han difuminado.

Es por ello que las prendas de Ônne, especializadas en el diseño de leggings y sujetadores de entrenamiento, han trascendido ese contexto deportivo y se han tornado válidas y, sobre todo, apetecibles, para lucir a diario.

La prenda que sin duda alguna se ha visto más beneficiada en esta especie de globalización estilística de lo deportivo, esta es la malla. Los leggings están por todas partes: no hay plan o estilo al que no se adapten. En Instagram, de hecho, puede verse su versatilidad gracias a la maestría con la que las chicas influyentes hacen uso de ellos. Estas son algunas de las formas en que combinaremos los leggings este 2021 para seguir (o inventar) las tendencias.

Con mocasines

Onne_1

Jane Shorts. Precio: 40€

Con cárdigan largo y gordito, bolso lujoso y mocasines acolchados: así proponen las nórdicas como Pernille Teisbaek llevar los leggings en otoño.

Con botas altas y sobre camisa

Onne_2

Alice Leggings. Precio: 45€

Cuando el frío llegue de verdad, harán falta varias capas de ropa para convertir los leggings en una prenda de abrigo. Con un jersey de cuello vuelto, una sobrecamisa de efecto piel y unas botas altísimas lo lograremos.

Con jersey tie dye

Onne_3

Idaly Shorts. Precio: 40€

Una opción para alargar la vida de la estética bohemia que tanto nos gusta llevar en verano es sumarle a unas mallas ciclistas un jersey o sudadera con efecto desteñido. Jules Sariñana lo propone y acierta.

Con americana de vinilo

Onne_4

Zoe Leggings. Precio: 45€

Si hace unos años cuadrar en un mismo look un par de leggings con una americana nos hubiera parecido una rareza, hoy nos parece lo más estiloso del mundo. De hecho, chicas como Elsa Hosk se atreven a hacerlo con americanas de vinilo.

Como demuestran estos estilismos nacidos en las redes sociales, los leggings ya forman parte de nuestro fondo de armario y no solamente de aquella parte reservada al deporte. Cada vez están más aceptados y eso se traduce en estilismos arriesgados, apetecibles y alineados con la moda de otoño.

Comentarios

Comentarios