Hacía calor y las condiciones eran extremas. Las senior Garageras nos embarcábamos en LAexpedición. Iphone en mano, íbamos bien equipadas. Solo llegar, las pintúrrias de la gente (que si cybers, que si hombres vestidos de plátano, que si chupipandris vestidas –ojo, y vestidos– de arriba a bajo en American Apparel…) nos hicieron sonreír. Estábamos en el lugar correcto.

Deshidratadas (que siempre es bueno cuando vas de festi… ejem… beer…), nuestra primera parada fue la barra a buscar el elixir de los dioses. Pagamos rápido y con prisas, pues nos estiraban de las orejas los good  vibres que llegaban del SonarVillage. Spoek Mathambo es lo mismo que la siguiente ecuación: Raperos tope gangsta + House estilo Rave + destellos punzantes de fondo Africano = Oh my F**King GOOOOOD. Como sudamos. Y ahí es nada…. Después de que el grupo sudafricano se marchara como quien no quiere la cosa, a lo “eso es todo amigos”, una cosa empieza a generar jaleo. Entre los (previamente) destacados hipstas (el plátano, la cyber y demás) aparece un bulto; EL koala.

Yes, my dears, leéis bien… Kid Koala surgió del público para saltar al escenario y sudar como un pollo. Bueno, eso digo yo… pero a los 10000ºc grados que estábamos y enfundado en un jersey de oveja Dolly, no creo que estuviera muy fresco el chico. Después de mucho “turntable” y “scratching”, las garegeras ya nos íbamos a ver a Neneh Cherry. Lo siento Kid, me hubiera gustado conocerte más a fondo.

Entramos en la cueva oscura del SonarHall (con esas cortinas laaargas y sinuosas, nuestra cueva parecía más un club de alterne) y la música empieza a retumbar.

– Mi primera reacción: Enviando mensaje a Mamá => “Neneh Cherry?”

Respuesta => “Ai hija que ilusión, yo la vi en los años 80. Me haces sentir joven <3”

Yo => Fuck.

– Segunda reacción: Arrepentirse de pecar tanto y de tan mala manera de ignorante. La tía sabe cantar y estar en (o, incluso, ser) el escenario. My God, que actuación… Que voz más rasposa, aterciopelada y sexy, que alma, que todo. Creo que por un segundo me volví lesbi <3.

Seguimos la expedición hasta los picos del SonarDôme, pues vemos que todo el mundo corre como un desesperado (a lo rebajas del Corte Inglés). Que pasa? Más?? No podemos perdernos ni un segundo de lo más fresh y salimos por patas al escenario. Faltaría menos.

Si he halagado y llenado de pomposidades a las previas actuaciones, preparaos para vomitar con mis cursiladas. Los dos últimos gigs que vimos fueron la… ATENCIÓN: NO APTO PARA TODOS LOS PÚBLICOS…. rehostia. Entre TokiMonsta y Sinjin Hawke, la plebe se volvió reloca. Lo dimos to-do. Se saltó, se gritó, se bebió (más) y se llegó al clímax del todo.

Vamos, resumiendo, que flipo y me quito el sombrero (y no creo que sea la única) con los artistazos que nos ametrallaron con temas y más temas. La próxima, vuelvo seguro. ¿Dónde se firma?

Comentarios

Comentarios