No podemos evitarlo, es así, no queremos crecer. Somos esas generaciones que, de niños, todos los veranos se morían por ver la nueva película de animación que iba a sacar Disney. Pero hablamos del Disney “de verdad”, el Disney de las películas de dibujos clásicos que cada año nos hacían sentir y disfrutar.

Mickey Mouse y Minnie, Hércules, La Sirenita… todos ellos ya forman parte de nosotros. Es difícil no emocionarse cuando, de repente, nos da por ver una de estas obras maestras y nos vienen a la cabeza esos recuerdos tan felices de nuestra infancia.

Por ello, no es de extrañar que los diseñadores utilicen a la gran marca Disney para sus diseños, pues si con ello consiguen evocar en la mente de sus clientes los mismos sentimientos que en la películas en sus prendas, el éxito está asegurado.

Comentarios

Comentarios