Es fascinante lo que puede provocar el miedo a envejecer. Rodrigo Alves se ha propuesto convertirse en un auténtico muñeco de plástico y se ha gastado 230.000€ en cirugía para conseguirlo.

Lleva en su cuerpo 30 operaciones y solo tiene 30 años de edad. Es alucinante cómo siendo tan joven ha querido someterse a esta barbaridad. Pero, de locos está lleno el mundo.

Si lo que buscaba era popularidad, lo ha conseguido. Es imposible pasara desapercibido con este look. Las operaciones se han convertido en su adicción y al pasar por España reconoció que está en tratamiento para parar. ¿Qué te parece?

Comentarios

Comentarios