La pasada semana el Real Madrid presentaba su tercera camiseta portada por sus ”modelos” Casillas, Bale, Xabi Alonso y resto de estrellas del balompié.

Hasta ahí todo bien, pero el equipo no deja de sorprender, tras su apuesta rosa para la segunda equipación llega la creación de Yohji Yamamoto.

El diseñador japonés ha sido el elegido para vestir a los chicos de Ancelotti.

Las nuevas tendencias sacan su lado más deportivo y esto es una apuesta segura para los diseñadores. Fútbol y moda cada vez más unidos, los diseñadores no se conforman con que los futbolistas enseñen su etiqueta delante del photocall, bandas publicitarias o de la red social de turno, y muchos se lanzan a la piscina colaborando con ciertas marcas que son líderes en el sector chándal.

El diseño se ha alejado notablemente de los trabajos anteriores de Yamamoto quien funde lo oriental con lo deportivo. Camiseta negra y estampado asiático formado por dos dragones: el dragón rey, símbolo de grandeza, gloria y poder, y el dragón pájaro que representa la resistencia y agilidad.

Gran expectación ha causado la camiseta que reúne a la vez a adeptos y detractores, y que ha hecho que twitter sea un torbellino de opiniones a favor y en contra. Eso sí, a la vez que aumentaba la cifra de criticas aumentaban también los ingresos del club por la venta de multitud de ejemplares de la conocida camiseta. Quien también ha aumentado su número son la notas de prensa nacionales e internacionales comentando la jugada, quienes exponen que es una apuesta arriesgada y transgresora para un equipo de fútbol.  Gustos a parte he de decir que por lo menos no se ha repetido lo ocurrido en las pasadas olimpiadas.

Visto queda, el mundo de la moda y el deporte están cada vez mas unidos, los nuevos modelos saltan a los campos de fútbol, y los diseñadores se preparan para la conquista de jugadores a los que enamorar. Porque el deporte está bien, pero si la camiseta que tenemos que sudar viene firmada por Yamamoto es aún mejor.

Comentarios

Comentarios