Puede que no sean la mayor novedad pero tampoco podíamos obviar su vuelta. Hablamos de las cangrejeras, esas chanclas que se te pengan con el sudor de los pies y te los dejan bien pulcros -también cabe la opción rollo Pelayo, calcetín, blanco a poder ser, y ala la mar de fresco-, acompañadas siempre  de comentarios idiotas en plan ¿vas a pescar?… En fin la cuestión es, ¿por qué deberías hacerte con un par de ellas? Muy sencillo, a parte de que las bloggers más top ya las tienen (algo que no nos inspira demasiado) son la escusa perfecta para viajar a aquellos tiempos remotos, mozos o como quieras llamarlos, esos eternos días en la playa con los compis buscando cangrejos entre las rocas. Tu madre te obligaba a ponerte las cangrejeras más feas del mercadillo y tu las odiabas, pero ahora son tendencia, son lo más. Esto conlleva que si te gusta ser el pionero, el más moderno y altie ya vas tarde… Demasiado mainstream

Las que más se ven últimamente son un modelo nuevo, fabricadas en UK, y las puedes encontrar incluso con tacón si te atreves. Las marcas más conocidas se las han apropiado y la verdad es que las están vendiendo a precios desorvitados, teniendo en cuenta además, que no son las originales.

De todos modos, si eres alguien auténtico y no te conformas con poco, te recomendamos que eches un vistazo a la web de cangrejeras.net. Allí podrás encontrar el primer modelo que salió al mercado a mediados de los 40’s de la mano de Jean Dauphant. Las hay de todos los colores, transparentes y opacas.

 

Comentarios

Comentarios