Cielo despejado, calorcito y muchas ganas de fiesta. Así es como se presentaba el día en el CCCB, lleno de espectativas a la espera de una divertida y entretenida jornada. A las 11 empezaba la juerga con actividades para los más peques: talleres para crear un Epi con media naranja y un Blas con un trozo de banana, camas elásticas, una half-pipe… todo en un ambiente muy familiar y acogedor.

El Baby Bongo tubo muchísimo éxito, taller donde el professor y músico Stephen Hund dirigía un minilive con la participación de padres e hijos enseñandóles a tocar instrumentos de percusión con un amplio cancionero en inglés.

A las 12:30 los primeros brunches asomaban cabeza poco a poco y el espacio se fue llenando de modernillos barceloneses y guiris. Los estands de ropa de segunda mano y vinilos rollo flea market iban tomando color y empezaba a subir el volumen de la música. La zona chill con pufs de la marca Wouuf se llenó de golpe recargando las pilas de los asistentes.

Durante el medio día se presentaron diferentes cortos de la mano del Mecal dando así paso a la primera sesión de la tarde: Pau Roca. La verdad es que el barcelonés lo petó, nos hizo bailar a todos con ritmos muy bailongos y discotequeros. Además el solecito era muy agradable, nada comparado con la habitual solana que caracteriza nuestro querido Sónar. Ben Ufo, Pearson Sound y Pangea tomaron el relevo del dj barcelonés y no dejaron que parara el ritmo hasta las tantas…

¡Recuerda que el próximo 20 de abril vuelve el Brunch con nuevas actividades y las mismas ganas de hacerte mover el esqueleto!

Comentarios

Comentarios