Habrás leído o visto por la red un test o un artículo que diga algo así como “las claves para dejar de ser un adicto al móvil” y blá blá blá.

Bueno, todos somos adictos al teléfono móvil, no pasa nada. Tengas la edad que tengas, el móvil parece una extensión más de nuestro brazo o un dedo más.

Sin embargo, como estamos cansados de tanta especulación, aquí hemos recopilado las verdaderas señales para saber si ERES ADICT@ AL MÓVIL. CHAN CHAN CHAN…

  1. Si te despiertas en mitad de la noche y lo primero que buscas es el teléfono. Quizá sólo sea para ver la hora, pero lo más seguro es que termines distrayéndote con otras cosas, notificaciones y blá bá durante diez minutos o más. No es bueno ni para tu vista ni para tu sueño. (Somos sensibles y nos preocupamos por la salud).
  2. Donde quiera que estés, tu móvil está pegado a tu mano. Es casi como un mecanismo de defensa, es decir, que casi como tic estás haciendo scroll o mirando cualquier app, sí porque sí.
  3. Tu corazón da un brinco cuando te queda menos de 30% de batería. En realidad no es por ninguna razón lógica, simplemente porque ya no podrás hacer el número 2 en paz.
  4. Nunca, nunca pero nunca tienes suficiente espacio. Siempre tienes el móvil lleno de fotos, de apps, de mensajes o de música, aunque tengas todos los gigas del  mundo, desde el minuto cero el mensaje de “poco espacio” es tu nuevo mejor amigo.
  5. Si estuvieras en la situación, preferirías perder la cartera al teléfono. Quizá porque las tarjetas de crédito son fáciles de reemplazar (y gratis) más que un iPhone (o cualquier smartphone).
  6. NO puedes empezar el día sin haber chequeado Twitter, Instagram y Facebook. ¿Por qué ducharte cuando podrías estar en la cama mirando el teléfono? ¿EH?
  7. Aunque hayas chequeado tu teléfono en los últimos veinte minutos y estén todas las notificaciones al día, a veces coges tu teléfono sólo para verlo, por inercia, porque sí.
  8. Cuando te dicen tus amigos “oye, en esta quedada, dejamos el móvil a un lado” te da un tic en el ojo. ES LO PEOR. Sí, quieres hablar con las otras personas y sí, eres feliz mirando tu teléfono 24/7, pero quieres tenerlo en la mesa sólo por si acaso, nunca se sabe ¿no?
  9. Te lo llevas al baño contigo. Y no para hacerte selfies guarras (que también). Es más que probable que esté encima de tu mesa del escritorio cuando trabajes o en tu bolsillo antes que en tu bolso. Probablemente estés leyendo esto ahora en tu teléfono.
  10. Entras en pánico si no puedes tenerlo cerca todo el rato. La idea de dejarlo cargando en otra habitación te AGOBIA. SI ALGO PASA, NECESITO ESTAR A 5 CM DE ÉL, ¿NO?

Comentarios

Comentarios