Erik Mark Sandberg, nativo de Los Ángeles (EE.UU), me descubrió mi peculiar –y anteriormente latente– fijación hacia el bello. Bello y más bello, y cuánto más bello, más y mejor. El bello que hace bello, el bello que esconde las facciones de lo que uno es o, de lo que fue, el bello que siempre oculta, el bello que engaña y juega al despiste.

El nacimiento de estos entrañables seres peludos se inició en el año 2008. El significado del cabello comenzó en un sentido amplio para ser un vehículo metafórico a efectos de la cultura consumista, la idolatría y la emulación de las celebridades. Es la paradoja de la muchacha obesa, que era a la vez una víctima del consumo de la comida rápida y de la moda adolescente sexualizada.

Siempre interesado en la forma de mostrar las secuelas psicológicas en cada obra, que gira en torno a los conceptos de persuasión e influencia, y en la cantidad de las imágenes proyectadas en nosotros a diario.

Las pinturas tienen una relación clara con la fotografía. Las opciones de color provienen principalmente de las decisiones intuitivas espontáneas, otras resultan del refuerzo conceptual. Utiliza el color neón, que representa lo exótico,  vivir fuera de la gama normal, lo que se fabrica, se compra y se vende.

Actualmente está trabajando en tres películas de arte, en una exposición en solitario para este otoño 2013 en Los Ángeles, y en la Feria de Arte MKG en el Museo de Hamburgo en Alemania.

Si has caído rendido/a bajo el influyo yeti, debes saber que el artista se une al mundo de la moda con su propia marca de ropa. Aquí tienes la dirección de la tienda online.

Follow Erik Mark Sandberg

Comentarios

Comentarios