Fantastik, es el mejor nombre que se podía elegir para un pequeño local en medio del Raval en el que no vas a parar de sorprenderte. México, Bulgaria, Rusia, Japón son algunos de los países que invaden el espacio y llenan la tienda con sus peculiares objetos.

En pleno centro de Barcelona, en el Raval, se encuentra una de las tiendas más curiosa de la ciudad, se trata de Fantastik, es un proyecto que lleva funcionando ya más de 9 años, de los cuales cuatro tuvo sede en la calle Mercè del Gótico.

La infinidad de objetos curiosos –a ojos de cualquiera occidental– es capaz de transportarte a otra dimensión donde los colores y las formas más dispares tiene cabida.

La idea que quiere hacer llegar Fantastik al público es básicamente el uso de utensilios auténticos de lo más comunes en su país de orígen. De este modo puedes encontrar desde platos con la cara de Mao Tse Tung, hasta estatuas enormes con forma de Buda. Piensa es cualquier cosa guay y seguro que la encontrarás allí.

Lo que empezó como un pequeño juego entre dos amigos se ha convertido a día de hoy en el pan de cada día. Juan, responsable, nos cuenta que en un principio vendía productos a otras tiendas junto a una amiga mejicana, pero poco a poco todo fue tomando forma hasta que establecieron una tienda física.

La mayoría de los productos los compraban ellos en sus intrépitos viajes a México pero todo ha ido cobrando forma con el paso del tiempo, hasta el día de hoy en que ya disponen de diversos prooveedores.

Si todavía no has tenido oportunidad de perderte en el universo paralelo que ofrece Fantastik, ¿a qué estás esperando? Es el plan perfecto para una tarde aburrida de verano, ¡después de un chapuzón en la pisci o la playa más cercana, claro está!

Comentarios

Comentarios