Todos hemos sido testigos de la cara maravillosa de los festivales: las risas con los amigos, escuchar en directo los temazos de tus grupos favoritos, conocer gente nueva y volver a la tienda de campaña con esa sensación de  forever young que nos invade. Hasta las horas sin dormir y tu pésima alimentación se convierten en toda una aventura que da lugar a miles de historias. Pero poco se habla de la cara amarga -y también divertida- de estos certámenes veraniegos. ¡Aquí os traemos una lista de situaciones que seguro muchos de vosotros habréis vivido!

Cuando pierdes a tus amigos y te quedas con gente random que resulta serlo demasiado.

Y… ¡aun así, siempre volvemos!

Comentarios

Comentarios