Calidad y creatividad son dos aspectos esenciales que debe trasmitir un fotógrafo. Pero ¿ qué sucede cuando el segundo de ellos trata sólo de mostrar belleza y la postproducción se queda en el mero retoque? El resultado es que vemos composiciones correctas de pixeles niquelados, imágenes de lo que la sociedad nos impone y una catarsis de supuesto arte aburrido.

Desde este punto hoy redescubrimos a Filip Custic, el demuestra con sus collages y  su edición cómo llegar más allá. Este joven fotógrafo canario lleva muy poco tiempo en el sector pero ya se está ganando la visión de las revistas de moda más reconocidas en el país. El vanguardismo y la controversia que poseen sus composiciones le dan una singularidad que pide a gritos la fotografía española.

Hemos reunido algunas de las piezas que más nos han gustado, pero no os podéis olvidar de visitar su tumblr.

Comentarios

Comentarios