22 de septimbre = chau verano, hola otoño. Algo así como depresión post-vacaciones, o mejor dicho, post-Piknic. La semana pasada nos despedimos del último domingo Electronik, último de muchos, porque la verdad es que nos hemos curtido bastante.

Tan acostumbrados estamos a pasearnos por Montjuïc que es difícil imaginarse el último día de la semana tirado en el sofá comiendo palomitas cual gordo americano… pero en fin… c’est la vie.

Tercera edición y un cartelazo que cundió bastante, por no decir mucho y demasiado. Erol Alkan, John Talabot, Eliphino, BeGun, son solo algunos de los grandes que han pasado por los platos sacandose unas sesiones de la manga que ¡flipas colega! De ritmos más bailables hasta sonidos experimentales. Cada uno en su momento indicado, todo pensado.

Nunca olvidarás las colas eternas para pillar tokens, ni ese momento de histéria cuando la máquina no te lee la tarjeta y te jodes, te quedas sin birra. Pero eh, los personajes diversos de la fauna barcelonina y yankee –en su immensa mayoría– nos han dado la vida. Eso de ir por ahí y que te pregunten si hablas inglés o español solo pasa en el Piknic Electronik y en Razz. Lol. Millones de historias y aventuras que es mejor no contar…

En fin, con la entrada del otoño sólo podemos esperar a que se inventen algo para suplir las aburridas y frías tardes de domingo. Cupcake Electronik o algo así, moderno, básico, fácil.

Comentarios

Comentarios