La London Fashion Week sitúa en el mapa a Londres como una de las capitales de la moda, entre otras causas,  gracias a la innovación tecnológica que integran diseñadores como los jóvenes Fyodor Golan.

Ahora bien, nos situamos en un túnel abandonado en South Bank de la red metropolitana londinense, dentro nos encontramos una pasarela con una inmensa pirámide invertida gracias al patrocinio de Nokia, en la que se proyectan imágenes en directo grabadas con los Nokia Lumia 830 y 930.

Para los que de momento (risas) no estamos entre los invitados de sus desfiles siempre nos quedará Instagram. Analizamos la colección desde la cuenta oficial @fyodorgolan.

Si buscamos un marco, indudablemente nos situamos en la mítica cultura rave del acid house iniciada en los 80’s que se ve plasmada en los tejidos holográficos, flúor y vinílicos que los diseñadores pliegan creando siluetas geométricas. Estas siluetas son conseguidas mediante prendas tubulares, de las cuales, la mayoría cuentan con elementos semi-rígidos adheridos que caen en favor de la gravedad formando ondas. Por otra parte, volviendo a los tejidos aunque los que priman sean los previamente mencionados, también encontramos piezas de piel que ornamentan las diferentes prendas, en algunas creando el logotipo de la marca. También son empleados con este fin otros materiales creando, por ejemplo, flores o paillettes que se combinan con diferentes estampados siempre en lineas horizontales, exceptuando las imágenes de hojas de palma, utilizando en su mayoría colores muy saturados.

Gracias al hashtag #fyodorgolan nos “colamos” entre los asistentes y el backstage.

Comentarios

Comentarios