La genialidad de un pintor adelantado a nuestro espacio-tiempo.

“En realidad no pinto para que mis pinturas sean entendidas, sino para mostrar cómo lucen ciertas invisibilidades más allá de esta realidad.

Existe un estado supramental, o mejor dicho, fuera de la mente, donde hay verdadera creación.”

La ocasión en la que me encontré por vez primera ante la obra del artista madrileño, capté al segundo lo especial que se emanaba de aquél espacio custodiado por parte de su obra.

Mi padre es coleccionista de arte, conocía de antemano la obra de Javier, y decidió venir de Canarias hasta Madrid para ver su exposición. Ese día fuimos juntos, me presentó al artista, y me introduje en su obra. Fue tan especial…

Quedé fascinada ante el color, la perfección y equilibrio de las formas, la unidad tan perfecta que efluía de esos lienzos. Sin tener referencias previas me atreví a comentarle al artista: “Javier, yo creo que pintas entes de energía”, “Él me sonrió”. Quedé muy intrigada del porqué de esa manifestación artística, quería saber que significaba todo aquello, de que extraña mística provenía.

La exposición fue genial, noche inaugural con el artista, aproximación a su obra, catering soberbio y, para concluir; una proyección sobre instalación cautivadora. Simplemente sensacional.

A partir de aquella tarde quedé atrapada por la magia de su obra; no pude resistirme a conocer más: todo lo que él quisiera contarme del porqué de esas representaciones, de dónde provenía esa creatividad, o mejor dicho; qué cosa la generaba. Y a día de hoy sé hasta dónde el artista me ha querido contar.​

Por mi condición de Ser sensible y predispuesta y empática hacia otras realidades he podido interiorizar su obra, no comprenderla en su totalidad, ya que como él explica, hay  muchos códigos matemáticos, numéricos, muy complejos.

No cuento lo que él me contó, ni en que se basa su obra; prefiero mostraros algunas imágenes y que ellas remuevan en vosotros -si algo han de remover- vuestra conciencia.​

(Pronto la entrevista en su taller)

Fotografías personales de Carla Cabrera (2011-2013, Madrid) tomadas en la exposición de Javier Medina y en sus esporádicas visitas al taller del artista.

Entra en el universo de Javier Medina

Comentarios

Comentarios