1602844240_520640_1602844378_noticia_normal

Nada más abrir el telón aparecen dos personajes con una supuesta falta de comunicación que no encuentran las palabras para poder comenzar una conversación fluida. Estos dos personajes vestidos de “ traje “ son Malena Alterio y Luis Bermejo quienes se ponen al servicio de un texto y dirección de Pablo Rosal, que en colaboración con el Teatro del Barrio se representa en el Teatro de la Abadía.

images

Con un más que minimalista diseño de escenografía y vestuario por parte de Almudena Bautista y un diseño de iluminación que remarca el carácter cómico de la trama, creado por Valentin Álvarez, permiten que ambos personajes se metan de lleno en situaciones y personajes muy dispares dándose cuenta que lo único complicado del habla es encontrar la forma de contar lo que ellos mismos sienten y las palabras adecuadas para mantener una conversación a corazón abierto.

218315_los-que-hablan-antoniocastro-2020-004

Los que hablan. Diálogo de la purgación. Un vertedero. El éxtasis de la materia vulgar. Lugar donde relajarse con la evidencia, donde posar y reposar la musculatura de ser alguien. Detritos. Mezclar lo fútil con su sombra. Probar lo humano, sacarlo de sitio, descolocarlo y ejecutarlo y repetirlo como un niño que hace que barre con la escoba. Más allá de la identificación, no responsabilizarse con ninguna vida, ni con ninguna coherencia. Festín de la casi identificación. La identidad es transitoria, tránsfuga: el personaje viaja de actor a actor, es transpersonal. El actor es un siervo, el personaje es su cometido: ambos son permitidores de una intuición cósmica, no humana. Oficiantes. Siempre hacia la indefinición, siempre.

Malena-Alterio-los-que-hablan-scaledEstar siempre a punto de saltar a lo reconocible, pero sólo rozarlo, apuntar lo real y así dejarlo suspendido, en duda. Intermitencia continua. Discontinuidad.  Encender, apagar, encender, apagar. Nunca completar. Siempre imprecisión. Inacabar frases, sí, por todo lo alto. Siempre menos, nada; mucho tiempo, por favor: sólo en silencio nace la réplica. Siempre a punto de caer nos recoge una ficción. El diálogo bautiza al actor: obviar todo lo que se sabe del teatro.  El diálogo bautiza al actor: usar la interpretación. Estado de absoluta atención del espectador, es una fe. Los que hablan: todos hablamos la misma persona, todo viene del mismo hablar; no hay nada de lo que decimos que no diga eternidad.

ElFn28uXEAALIcM

Del 22 de octubre al 8 de noviembre de 2020 se podrá disfrutar de esta deliciosa comedia que hace reflexionar y encogerse entre carcajadas.

Ya puedes comprar las entradas AQUÍ

Comentarios

Comentarios