Después de todo el finde en modo avión-hibernación –y muchas ofertes de fiesta rechazadas–, me encuentro más fresca que una rosa y parece que por fin llega el día.

Un año de espera y las expectativas muy altas. El Brunch Electronik, el hijo del Piknic Electronik. Esta vez la localización había cambiado, del CCCB en pleno centro de la ciudad, al Poble Espanyol, esta vez a un aforo con capacidad para 1000 personas más que, la verdad, no está nada mal.

Estar de fiesta en una supuesta Plaza Mayor de Segovia en Barcelona fue un poco raro pero bien, todo bien, hasta que llegamos y vimos la infinita cola que daba la vuelta a la manzana.

La verdad es que jamás había visto semejante cantidad de gente esperando. Eso quiere decir que lo que nos esperaba dentro era bueno, y tan bueno!

 

Mientras volvíamos a hacer cola para hacernos una tarjeta que luego se tendría que cargar en el mismo lugar para tomar algo (¿qué sentido tiene la tarjeta? ¡sí a los tokens!)

Session Victims habían empezado su live. Entre ritmos funkys y bailongos seguimos esperando, esta vez en la masa que se encontraba en frente de la barra. Y nos dieron las 10 y las 11, las 12… Sin darnos cuenta ya había llegado el turno de Ame. Tecno del bueno, mezclado con deep y todo eso que se lleva ahora. Muuuuy guay.

A ver que nos espera este finde, ¡con Joy Orvison ya tenemos más que suficiente!

Comentarios

Comentarios