Ya puedes ver los 10 estados emocionales al postear una selfie en instagram mas locos. Y sí, a ti también te pasa cuando posteas una selfie… 3, 2, 1, like!

1. Orgullo:   tu habitación se convierte en un estudio fotográfico (así, de repente) y te pasas la mayor parte del tiempo (la hora de las selfies) probando las diferentes poses que incluyen los morritos y ojitos, sin embargo, tras una hora, tu mirada parece más bien la de un psicópata. Tus brazos están un poco entumecidos porque les has forzado a probar distintas (e imposibles) poses. Sin embargo, estás muy orgullos@ de todos los posibles ángulos que has encontrado.

2. Miedo: ahora te pasas la hora siguiente debatiendo qué selfie subir. Pero ¿y si haces la elección equivocada y destruyes tu Insta-reputación? La lucha es real. (Sí, lo es).

3. Indecisión: entras a Instagram, y experimentas con los filtros. Valencia hace que tu no existente moreno se vea bien, pero el Hudson hace que te veas un poco osad@ (de más).

4. Confusión: ahora lo importante es cómo captas la atención de tus seguidores, es decir, el copy (o texto bajo la foto). ¿vas a poner un simple pero hortera a la par que efectivo emoji? ¿o vas a utilizar palabras, o sea se, hashtags como #invierno, #selfie, #love, #winter?  O algo divertido e ingenioso tipo #selfiealazar o #selfieporquesi? ¿Y un simple y sencillo #nofilter?

5. Estrés: ahora tienes que ver a qué hora lo subes exactamente. A lo mejor merece la pena que esperes hasta las 21.00 pm, o nueve de la noche. Has leído (no sabes muy bien dónde) que esa es la mejor hora para subir.

6. Coraje: finalmente le das al click y ¡foto subida!

7. Rabia: ¿por qué sólo le gusta mi foto a mi HERMANA? lo chillas para tus adentros. Han pasado 10 minutos, ¡DIEZ MINUTOS! Pensabas que esa gente eran tus seguidores, te sientes sumamente traicionad@. #problemasdelprimermundo

8. Alegría: vale, estás a salvo. Has alcanzado ocho likes, es respetable, está bien. Respiras, todo en calma. Además, la persona que te gusta ha dado a like, lo que vendría a ser lo mismo que diez likes de tu familia, ¿verdad?

9. Júbilo (o mega alegría): OMG OMG OMG, ¡has alcanzado la cifra doble! ¡Ya no más nombres debajo de tu foto! Ahora mismo eres casi, Beyoncé.

10. Anticipación: ya estás pensando en tu próxima selfie. Obviamente, pero OBVIAMENTE, tienes fans, tienes que alimentarles, brindares tu belleza, están esperando tu próxima foto. ESTÁS TAN SOLICITAD@ QUE HASTA TE PARECE RIDÍCULO. Sabes (jaja) que si te lo propones, podrías dejar tu trabajo y hasta convertirte en Insta-famos@. Oh, ¡cuántas posibilidades!

Comentarios

Comentarios