La semana pasada Mac Demarco presentó su nuevo álbum titulado “Salad Days”, después de dos años de gira en la cual pudimos verle en el Primavera Sound de Barcelona contoneándose con su novia encima de sus hombros -maldita sea-.

El disco abre con la canción que da título al disco, una canción fugaz y con unos agudos a los que ya estamos acostumbrados que te pondrán a tono con lo que vas a escuchar más tarde. Si ya conoces sus anteriores discos, 2 y Rock and Roll Night Club, revivirás la sensación que dejan cuando terminas de escucharlos; una sonrisa tonta y ganas de tomarte una cerveza.

Hasta Brother, Salad Days parece una prolongación de sus anteriores álbumes, pero a partir de esta canción parece que Mac Demarco hubiera salido del garaje donde fuma marihuana con sus amigos y observara la vida de otra manera.

Passing Out Pieces nos sorprende con sonidos electrónicos y unos coros que enganchan en la primera escucha. Chamber Of Reflection es de lo mejor del disco, recuerda al romanticismo de  Sean Nicholas Savage con ese sonido sofisticado y sexy que reafirman mis ganas de ser su novia.

Con Let Her Go y Treat Her Better  muestra su faceta más sentimental, como si dejara de lado esa imagen de graciosillo de clase y se mostrara como alguien que se preocupa por el amor y las chicas.

Muchos hablan de que este álbum es la madurez del artista pero, ¿Cómo hablar de madurez de un chico de 23 años que es pura juventud? Ha crecido, eso está claro, pero todavía es el chico desaliñado que lleva camisas tres tallas más grandes que la suya y gorras que parecen recogidas de la basura, cosa que nos encanta.

Repito: Mac, ¿quieres ser mi novio?

Comentarios

Comentarios