Es mi primera vez en África, me he escapado con el equipo de Travel a Marrakech una semana.

Aterrizamos jueves noche en el aeropuerto Marrakech Menara, control de aduana, colas eternas y… me suena el hall de este aeropuerto.

Absolutamente toda la parte en ”Abu Dhabi” de la película Sexo en Nueva York 2 está rodada en Marruecos, no han pisado los U.A.E. en todo el rodaje. Más en plan Ylenia que Carrie Bradshaw, dejamos el aeropuerto.  Aquí llega el momento en el que te das cuenta de que tu viaje va a estar bien, cuando te subes al transfer y el chófer empieza con la banda sonora típica española. A golpe del himno del Sevilla llegamos a nuestra primera ”casa”: RIAD JAANEMAN.

La primera vez qué hablé con Madeline, la directora de Riad Jaaneman me preguntó ¿Es mi Riad apropiado para jóvenes? Cuando vi tanto lujo concentrado en el mismo lugar, me preocupé bastante por si podríamos no encajar. Pero nada más conocerla, en nuestro primer desayuno marroquí, (Qué como podeis ver en las fotos, nos cebaban como cerdos.) me di cuenta de que era una auténtica garagera.

La directora de este hotel ha sido manager de prácticamente toda la noche Londinense, su marido escribe sobre street art , su hermano es coordinador de bellas artes en Central Saint Martins. Sin quererlo habíamos caído en el mejor sitio en el que pudiéramos haberlo hecho. Estábamos sentados en uno de los salones del riad con una mujer más que inspiradora explicándonos todas las posibilidades que tiene Marrakech.

El riad Jaaneman está en la Medina, qué es la parte más antigua de Marrakech, y yo me moría por ir a los Jardins Majorelle, así que lo primero que hicimos, al revés de lo corriente, fue salir de la Medina para ir a los jardines que  pertenecieron a  Jacques Majorelle, y más tarde a Yves Saint Laurent y su ”amiguito del alma” Pierre Bergé.

Lo mejor es ir por la mañana, hace más sol, por lo tanto hay más luz, más azul, más amarillo y sobre todo más verde. Además si te paras a ver tanto el museo bereber, como la galería Love de Yves Saint Laurent o pones atención en todas las especies botánicas seguramente te quedarás hasta el mediodía. Yo recomiendo comer allí, hay una cafetería que sirve platos típicos marroquíes (No os preocupéis, también tienen comida europea) a un precio no tan barato como comer en puestos de la calle pero por 8€ te alimentas. Muy recomendable el ”Tagine de huevos con Kihli”

Los Jardins Majorelle se encuentran en el barrio de L’hivernage, pero tanto de este como del barrio de Gueliz  hemos pasado, ya que solo íbamos a estar 6 días en la ciudad y son barrios totalmente modernos con las tiendas y demás comercios que te encuentras en tu casa. Así que volvimos a la Medina, dando un paseillo hasta el henna café, lugar que nos había recomendado Madeline, la directora de nuestro riad.

Hemos ido al Henna café porque aunque sea más caro tatuarse aquí que con las mujeres que te lo ofrecen por la calle, te asegura que no vas a tener reacciones alérgicas, ya que aquí lo hacen con henna 100% natural, mientras que en la calle le suelen añadir compuestos químicos para abaratar costes que te dejan la piel para rayar queso. Aún así no tiene un precio muy elevado, hay diseños desde 5 a 50 €.

Cuando el sol se va, Marrakech cambia totalmente de ambiente y no hay nada mejor que acabar el día cenando entre las luces  y olores de la Place Jemaa El Fna, sobre todo porque está tiradísimo de precio. YEEEEEEEEI

Comentarios

Comentarios