Me dio por el muesli hace algún tiempo. Al cabo de poco de hacerlo mi menú rutinario mañanero, lo encontré soso e insípido. Como uno que me se yo.

Abría el armario, con mi hambre de monstruo, y…. Muesli. Again. Joder. Total, que la relación acabó ahí. Lo dejé, muy a su pesar, y empezé una relación algo estable con el yogur griego y sus demás accesorios gastronómicos. Nada serio, solo estamos liados.

Pero el muesli insiste. Me da toques y me manda solicitudes de amistad. Yo me mantengo firme y no sucumbo a sus fotos con otras bocas. Que no quiero nada contigo, pesau!

Claro, que eso fue hasta que lo mezclé con algo de azúcar, unos cuantos gramos de mantequilla y coco rallado. Le di algo de vidilla al asunto. Oh my…. He vuelto a enamorarme.

Ingredientes:

250gr de Mantequilla

160gr de Azúcar Blanco

160gr de Azúcar Moreno

2 Huevos (grandes)

2 cucharaditas de Esencia de Vainilla

3 cucharaditas de Canela en polvo

Levadura

Un pizca de Sal (yo uso sal gorda para realzar más el sabor)

150gr de Muesli (cualquier tipo, marca…)

150gr de Coco Rallado (yo uso coco seco de Ingredíssimo que esta… bueníssimo!)

380gr de Harina

Receta:

Precaliente el horno a 170 ºC

Deshaz y mezcla la mantequilla junto con ambos azúcares (moreno y blanco), hasta que la se haga una masa cremosa y suave.

Añade los huevos, uno a uno, y bátelos de manera que se integren en la mezcla. Ves raspando los lados del bol una espátula, para que los ingredientes queden en una masa homogénea.

Añade la esencia de vainilla, la levadura, la sal y la canela. Mézclalo todo bien. A continuación, introduce el muesli y el coco rallado y… vuelve a mezclar!

Tamiza la harina y bate los ingredientes para que los ingredientes estén bien mezclados.

Sobre un papel vegetal (para hornear), coloca bolitas separadas de la masa de galletas. Asegúrate de que las cookies tengan espacio para expandirse durante la cocción.

Hornea las galletas durante 12 minutos o hasta que estén doraditas. Si pasa el tiempo y aun están blanditas, no te preocupes…. eso es buena señal! Las cookies se siguen “cociendo” en su propia calor una vez sacadas del horno. Si las dejas en el horno hasta que estén duras, las cookies te quedarán como rocas!!

Retira las galletas del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla.

Bon appétit!

 

Hoy suena: Lykke Li – No Rest For The Wicked

 

By http://godsavethekeic.wordpress.com

Comentarios

Comentarios