Hasta hace unos años publicar tus looks diarios en un blog y llegar a vivir de ello era algo impensable. El fenómeno blogger, impulsado en sus inicios por Chiara Ferragni e imitado todavía por miles de aficionadas a la moda que pretenden hacerse un hueco en un panorama cada vez más elitista, sigue aun en auge, pero solo unas pocas triunfan en un mundo en el que si no sabes crear tu propia marca personal, no existes.

Dana Herlihey, social media manager australiana, ha sabido aprovecharse como nadie de esta tendencia y, paradójicamente, ahora ella también gana dinero criticando -con humor eso sí- este fenómeno. Herlihey es el cerebro detrás de OMG Literally Dead, una cuenta de Instagram cuyo protagonista es un esqueleto de plástico que se dedica a parodiar las acciones del día a día de una bloguera.

Skellie, como ha sido bautizado este adorable armazón huesudo, no duda en posar ante la cámara al más puro estilo celebritie. Día tras día comparte con sus seguidores sus sesiones de yoga, cafés en Starbucks, compras en supermercados veganos y por supuesto, sus estilismos más arriesgados.

Sus rutinas mañaneras son muy similares a las de cualquier blogger nacional/internacional: Skellie te da los buenos días con un batido detox de piña y naranja “perfecto para las mañanas en las que necesitas sentirte libre”, y conoce el vocabulario bloguero a la perfección; por eso, comparte también algunos de sus veggie brunchs, que incluyen waffles, boiled eggs y hasta lechuga orgánica.

Comentarios

Comentarios