Digan lo que digan, el naranja es el color del verano. De entre todas sus variedades, no sabríamos con cuál quedarnos, porque el naranja es el color de la alegría y el positivismo, de la despreocupación y la juventud, de la espontaneidad y la diversión.

Además de dar nombre a un grupo de pop coreano bastante friki, el naranja está muy presente en la moda, en el cine, la fotografía y hasta en la política -Ciudadans-. El naranja transmite felicidad y actitud veraniega.

David LaChapelle, uno de los enfants terribles de la fotografía, utiliza el naranja para dar un toque rebelde a sus composiciones, protagonizadas por artistas de la talla de Britney Spears o Madonna. Este fotógrafo de moda juega especialmente con el color y la composición creando auténticas obras de arte de inspiración onírica. Los resultados son estos:

También el cine ha hecho homenaje a este potente color. No sabemos si por algún motivo en especial, lo cierto es que Saul Bass -director de fotografía del mísmisimo Hitchcock y responsable de gran parte de los carteles promocionales de sus películas- lo utilizó en films como Vértigo o Con la muerte en los talones, dos clásicos del director maldito. De hecho, el vestido que llevaba una entonces jovencísima Eva St Marie todavía sigue siendo un referente de moda.

Como era de esperar, el naranja también ha estado presente en campañas de moda históricas. Por ejemplo, este especial de septiembre 2011 de la revista Vogue protagonizado por Helena Christensen, Claudia Schiffer y Eva Herzigova, tres de las modelos de los 90 mejor cotizadas en su momento. Sobre un fondo de este color, destaca el pelo rubio de la guapísima -y mejor conservada- modelo checa.

También el cine ha hecho homenaje a este potente color. No sabemos si por algún motivo en especial, lo cierto es que Saul Bass -director de fotografía del mísmisimo Hitchcock y responsable de gran parte de los carteles promocionales de sus películas- lo utilizó en films como Vértigo o Con la muerte en los talones, dos clásicos del director maldito. De hecho, el vestido que llevaba una entonces jovencísima Eva St Marie todavía sigue siendo un referente de moda.

Tanto que la diseñadora de moda Ana Locking se atrevió a dedicar una colección al director de Psicosis. Según la diseñadora, para Alfred Hitchcock un McGuffin era una excusa para contar una historia, lo que ocurre por ejemplo con el maletín en Pulp Fiction. En su caso, la ropa es el McGuffin para contar la historia de las personas que la llevan.

Otra de las diseñadoras más rebeldes del panorama fashion es Maria Escoté. ¡Como buena fan de la cultura pop, en sus colecciones siempre hay un toque de naranja! Y si la embajadora es Miranda Makaroff, el resultado nunca puede defraudar…

De entre los miles de films independientes que traspasan las fronteras mundiales, solo algunos tienen éxito. Este es el caso de Eternal Sunshine of the Spotless Mind, una comedia-drama en la que Kate Winslet luce tres colores distintos en su pelo. ¡Y el naranja no podía faltar! Siete años después de Titanic, y aunque esta vez con Jim Carrey como compañero de reparto, la actriz vuelve a sorprendernos con su look y su alocada personalidad. Perfecta para los momentos en que deseas borrar a alguien de tu mente…

Y no se nos podía olvidar la serie que da nombre a este artículo: Orange is the new black. Este drama penitenciario cuya tercera temporada se estrena hoy mismo en Netflix sigue dando mucho que hablar. Basado en la historia real de Piper Kerman, una estadounidense que fue encarcelada por participar junto con su compañera sentimental en asuntos de tráfico de drogas, la serie brinda homenaje a esas mujeres que sufren el día a día de vivir en una cárcel estadounidense. Drogas, lesbianismo y cuestiones raciales aparte.

¡No os olvidéis! ¡Si queréis molar tanto como los protagonistas de este artículo, recordad que debéis rodearos de naranja, atraer el buen rollo nunca fue tan fácil!

Comentarios

Comentarios