Finales de noviembre y ni asomo de frío, Barcelona con ganas de fiesta y buena onda. Así se presentaba el finde, sí. Y es que si se trata del Primavera el musicón está asegurado.

Había tanta cosa que como siempre encontrábamos el dilema de ¿qué banda sacrificar? Pero fuimos capaces de sobrevivir a esta decisión ya que  Primavera Club nos esperaba y nosotras estábamos encantadas de la vida.

En el Apolo, para variar un poco. Fever the Ghost se lo curraron mazo con unos impecables Source, Calico… del rollito Tame Impala y su psicodelia hipnótica. Dando paso a Childhood, los londinenses que tampoco se quedaron cortos. Mientras, en el Teatre Latino no paraba ni un segundo el eclecticismo de la electrónica de East India Youth. Y… bien prontito al sobre.

Sábado, no con menos ganas obvio. The Saurs en el Teatre Principal. No nos podíamos perder a los catalanes que están dando tanto que hablar. Estuvieron en el Primavera Sound y no han parado en todo el verano llenando los festis de ritmos garageros. De allí nos fuimos directas al Apolo a ver a Der Panter, con quienes lo flipamos un ratito, sí. Llegamos tarde en realidad, pero es que no se puede todo… Nos quedaron un par de bandas colgadas, necesitabamos recuperarnos para darlo todo con Jungle el domingo.

 

Joder, el lunes y durante casi toda la semana no hice más que hablar de ese concierto. Creo que era uno de los más esperados, y los modernos se –o nos, vale– morían de ganas de que llegara el domingo… Obvimente no faltó el conocido tema Busy Earnin’. Para ser sinceros, conocía un par o tres de temas, pero fue guay, sí. Las trompetes y esos ritmos pegadizos molaban mazo.

En fín delfín, a la espera estamos de una nueva edición.

Comentarios

Comentarios