La lucha contra la desigualdad de la mujer sigue siendo una brecha que aún sigue abierta. El pasado domingo 8 de marzo se celebró el día internacional de la mujer y el debate, una vez más, estaba dirigido hacia la eterna lucha que, desde hace siglos, llevamos librando las mujeres para que se vean reconocidos nuestros derechos, Algo muy simple y básico y que, sin embargo, a día de hoy, sigue siendo uno de los terrenos a conquistar hacia la posibilidad de un mundo mejor.

Si echamos la vista atrás, el panorama no es tan desolador, y si somos optimistas, todo el esfuerzo no ha sido en vano. Muchas han sido las cosas que se han conseguido hasta ahora, que hacen que la mujer haya tomado empoderamiento en la sociedad y haya dejado de estar, en muchos aspectos, bajo la sombra del hombre. Uno de los hechos más significativos en España fue, sin duda, la conquista del sufragio femenino en 1931 por parte de Clara Campoamor, que posicionó a la mujer como individuo independiente a la hora de tomar parte en las cuestiones políticas de nuestro país y que nos afectan a todos.

Si hacemos una visión retrospectiva desde donde puede documentarse el papel de la mujer en la sociedad hasta ahora, muchos han sido los ámbitos en los que hemos ido ganando terreno; ciencia, política, economía, negocios, literatura y como no, en el arte.

Aunque la presencia de mujeres artistas cada vez es mayor y adquiere más peso, todavía hay muchas cosas que deben reclamarse en este sector. La mujer, durante siglos, ha sido, sigue siendo y será la fuente de inspiración de innumerables artistas, antes de que se le reconociera como creadora y hacedora de ese arte, que sin duda, inspira a hombres y mujeres por igual. La capacidad de sentir no tiene sexo y la capacidad de crear tampoco.

ROMINA RESSIA (Argentina, 1981), es una mujer artista que a través de su cámara ha decidido retratar a mujeres en su serie llamada How would have been?  En ella, Resia nos hace alusión a la estética de los retratos renacentistas con un marcado estilo pictórico, en los que incorpora elementos de la sociedad moderna, que irremediablemente, nos obliga a hacer un análisis y comparación de la estética del siglo XVI y XVII con la estética moderna, aportando un soplo de aire fresco a lo clásico y estableciendo así un diálogo, perfectamente encajado, entre lo viejo y lo nuevo.

Sus imágenes, de una elegancia exquisita y un detallismo perfeccionista, comparten muchas características con la fotografía de moda, en las que la artista toma como referente un arquetipo conocido, que reinterpreta desde su propia visión particular y los convierte en atípicos. Todo ello, nos sitúa en la controversia pasado/presente llevado a cabo a través de la mirada de una mujer que retrata mujeres. Creadoras y musas que reivindican un espacio en el arte y en la sociedad a través de los siglos hasta nuestra sociedad actual.

Y es que, las mujeres, sin necesidad de ocupar el papel del hombre, tenemos mucho que aportar al mundo como individuos. Es muy triste que todavía, tengamos que seguir reivindicando nuestros derechos como tales. La expresión del ser humano no debería seguir siendo clasificada como femenina o masculina, sino como un conjunto de ambos que nos enriquece y nos agrega valor. El día que no tengamos que celebrar el día internacional de la mujer, lo habremos conseguido, pero hasta entonces, seguiremos haciéndolo para que la situación cambie.

Puedes descubrir más trabajos de la artista visitando su web. Enjoy it!!

http://www.rominaressiaph.com

Comentarios

Comentarios