The Drums ha vuelto a España y esta vez con dos conciertazos que vinieron acompañado del lanzamiento de su tercer álbum, Encyclopedia. Los de Brooklyn nos han hecho saltar garageros.Su nueva gira se ha hecho esperar, pero ha merecido la pena, ya estamos deseando que llegue Noviembre.

Llegamos a la sala Razzmataz en Barcelona y a la espera de barbas estábamos pero la verdad es que nos equivocábamos. Por un momento pensamos que una ola de hipsters nos ahogaría pero sorprendentemente no fue así. El público de lo más normal, muy de normcore–fijo iban camuflados. Así que nada, los Barbott, banda barcelonesa que últimamente esta dando bastante que hablar, fueron los teloneros.

The Drums jugaron sin arriesgar, interpretaron impecablemente lo mejor que han creado hasta el momento. Su intención era gustar y, evidentemente, así fue. Me And The Moon, Forever And Ever Amen, Books Of Stories, Saddest Summer y el sagrado Let’s Go Surfing, recordaron al público porqué estaban allí. El origen optimista y desenfadado de los temas del primer disco que compuso la banda hizo bailar a los asistentes. Aunque para bailes, los del dúo. Cada uno a su rollo. Pierce, el vocalista, moviéndose cual loca. Y Graham…Lo de Jacob Graham era muy fuerte. Poker face inalterable combinada con ligeros movimientos lentos, extremadamente lentos para el ritmo de la música que sonaba. Es posible que su mente no estuviera en Razzmatazz. Pero lo que sí estuvo presente, fue el buen sabor de boca con el que dejaron a los asistentes.

Estuvimos un buen rato deseando la salida de Jonny y ese momento llegó. Salió Jonny, salió Jonny señores, salió al escenario y se nos cayeron las bragas al 80% de la sala, bueno que va, en realidad a todos. Es que es feíto, joder –en verdad no, no nos engañemos– pero esos bailes… a lo Ian Curtis… Mamma mia!

Los neoyorquinos nos dejaron boquiabiertos con sus poses de interesantes. Pierce con su chaquetita de los Yankees –ya es un clásico- y Graham a su bola.

Abrieron con Bell Laboratories, sonidos a base de sintes y oscuridad al máximel. Iba a ser un concierto de lo más dark, de su rollito obvio. La peña “to loca”, modernas y modernos de Barcelona, congregación de nuestro padre el Señor del Indie. Siguieron con temas del último álbum, Let Me, I Can’t pretend. Graham haciendo de estatua por momentos, oséase, algo así como bailar. Pierce cantando a base de sus ya míticos falsetes. Kiss me again, eeh eeh, ooh ooh, ah ah ahh ahhh.

Así que nada, todo siguió en orden ya con clásicos como Money de Portamento, Let’s go surfing –clásico de clásicos. Lo más guay de todo fueron las miraditas que hechaba Jonny al público, obviamente a mi.

NOTA: Aquí es donde no pudimos evitar ponernos a llorar.

Se despiden, “Thanks Barcelona, we are the Drums from New York”. Nooo… Pero de repente vuelven con Best Friend, Down by the water. Y ahora ya sí, finished. Expectativas más que superadas y un buen final de finde.

The Drums llegaban en 2010 a España para presentarnos su primer álbum y agotaban las entradas de sus primeros conciertos en nuestro país. Cambiaron de sala y volvieron a agotar, así que no nos sorprende que el fenómeno siga creciendo. 2011 los traía de nuevo a Barcelona con su segundo álbum, Portamento, y tres años más tarde la historia sigue. The Drums anuncian nuevas fechas para la gira de presentación de Encyclopedia, tercer disco de la banda, que nos adelantan con el temazo, “Magic Mountain”.

La corta pero intensa historia de The Drums se podría resumir así….En 2009 la escena indie tembló con una nueva banda de la que nadie había oído hablar; con base en Brooklyn y con tan solo un Ep, The Drums captaron la atención de medio mundo. Summertime! fue ese primer EP y “Let’s Go Surfing” el primer single, con el que se dieron a conocer y que muchos consideraron “el silbido más contagioso desde Peter, Bjorn and John”.

NME los describió como “la banda más cool de Nueva York”, a la vez que empezaban a sonar en las radios de media Europa. A un ritmo vertiginoso, su primer álbum completo llegaba en 2010, con singles tan potentes como “Forever And Ever Amen”, “Me And The Moon”, “Skippin Town” y “Book Of Stories”. Con él conseguían vender más de 200.000 copias y agotar sus primeros conciertos en todo el mundo, incluidos los de España.

La realidad es que se trata de un clásico imperdible del panorama internacional y verlos siempre es todo un honor.

Gracias The Drums, ¡el próximo día nos queremos emborrachar con vosotros!

Comentarios

Comentarios