El pasado domingo 23 de marzo los Blood Red Shoes estuvieron en Barcelona presentando su nuevo LP: Blood Red Shoes de la mano del Live Circuit Budweiser.

A continuación, todo lo que no se nos pasó por alto. Lo primero que vimos al llegar a la sala 3 de Razzmatazz o Lolita, como uno prefiera, no fueron más que una panda de viejunos dispuestos a darlo todo una tarde de domingo en la que por lo visto no tenían nada mejor que hacer –teniendo en cuenta que el Barça jugaba a la misma hora que empezaba el concierto. Así pues, con una buena dosis de ánimos y el panorama, que de verdad era para tirar coetes, entramos en la sala a ver que podía pasar. La actuación de los teloneros no fue demasiado buena, por no decir pésima. Después de verlos sudar a cántaros cantando (entiéndase como sinónimo de gritar) y con el torso descubierto, uno ya no sabía que esperar del duo inglés.

Llegó el turno de los Blood Red Shoes, pero parecía que había problemas con los micros y la batería, así que nos tuvieron media hora como mínimo esperando. Cuando de repente vimos asomar la cabeza al batería, Steven Ansell seguido de una tímida Laura. Supieron controlar la situación y finalmente consiguieron borrar la horrible confusa imagen que se nos había quedado gracias a sus fantásticos teloneros (Slaves). Abrieron con una intro seguida del conocido single I wish I was someone better del LP Box of Secrets, pura descarga de adrenalina. Después de eso todo fue rodado, la presentación de unos cuantos temas del nuevo álbum, algun que otro clásico y así hasta que nos dieron las 00:00 (o casi). La verdad es que no somos muy partidarios de volver a uno de sus conciertos, pero si te aburres en casa y quieres salir a descubrir un poco la fauna más diversa de tu ciudad, ya sabes lo que toca.

Comentarios

Comentarios