Esos amigos que ponen toda la presión sobre ti, siempre te enseñan lo negativo de la vida y que a veces parece que se han aliado con tu ex, son en realidad los que más te quieren y más se preocupan por ti.

 

giphy

 

Un estudio de la Universidad de Plymouth revela que aquellas amistades que están constantemente enviándote vibra negativa, lo hacen por tu bien porque quieren verte prosperar y alcanzar tus metas: no lo hacen por placer o porque les vaya a beneficiar a ellos sino que lo hacen de manera altruista.

Belén López-Pérez quien ha dirigido esta investigación ha afirmado que nuestros amigos van a encarnar al mismo diablo si es necesario para hacernos sentir bien (“cruel to be kind”). Esto es, que los nuestros amigos más íntimos van a hacernos sentir mal si creen que eso nos va a beneficiar a largo plazo, incluso aunque no les suponga ningún beneficio personal a ellos.

 

giphy (3)

 

Otros estudios anteriormente han afirmado que las personas buscamos la peor parte de los otros para sentirnos mejor con nosotros mismos, como si Regina George y su squad nos intentan subir los ánimos. Pero Belén y sus compañeros se plantearon si bajo determinadas circunstancias somos capaces de hacer sentir peor a otra persona por razones altruistas.

 

giphy (2)

 

Para probar su hipótesis desarrollaron un experimento de laboratorio en el que participaron 140 adultos a los que se les sometieron a un juego de ordenador con un supuesto socio jugador A que en realidad nunca existiría.

Los sujetos recibían una nota escrita supuestamente por A en la que a algunos se les planteaba una situación hipotética (A había pasado por una ruptura traumática y se sentía desamparado) y tenían que imaginar cómo se sentiría ese supuesto A, mientras que a la otra parte de los sujetos se les dijo que no se preocuparan por los sentimiento de A.

A continuación se les pidió  que jugaran a un juego:  unos jugaron a Soldier Fortune, un juego de confrontación en el que el objetivo es matar a tantos enemigos como sea posible, y otros jugaron a Escape Dead Island cuyo objetivo principal es escapar de una habitación de zombies, es decir, evitar.

 

giphy (7)

Para finalizar los jugadores escucharon unos clips musicales y leyeron descripciones de juegos cortos y tenían que calificar cuánto querían que el supuesto A escuchara cada clip y leyera cada descripción y cuánto querían que A se sintiera enfadado, con miedo o indiferente.

El resultado fue que aquella parte de los jugadores a los que se les dijo que empatizaran con A que fueron los mismo que jugaron al videojuego de matar se centraron en inducir la ira en el supuesto jugador A y los que jugaron al videojuego de zombies se centraron en intimidar a A.

 

giphy (6)

 

La investigadora Belén López-Pérez confesó al final del estudio que ella misma suele usar esta estrategia en su día a día: cada vez que ve a alguien triste se viste de villana Disney e intenta inducir rabia en esa persona porque, en sus palabras, es la mejor manera de salir la tristeza.

Pero advierte de que es una práctica peligrosa porque la otra persona puede pensar que no te preocupas por sus sentimientos.

 

Comentarios

Comentarios